7 razones para creer en la agricultura urbana


Cuando hablamos de The Basement con clientes siempre sale a la luz el tema de la agricultura urbana. Un tópico apasionante del que obviamente nos encanta hablar. Y que mejor manera de compartir nuestra pasión que escribiendo un artículo que repase los puntos clave que hacen que tanta gente crea en este nuevo modelo de producción.



1. Fuente de innovación


Como la ciudades carecen de espacios agrarios, los agricultores urbanos tienen que ser creativos para conseguir recrear las condiciones idóneas para que los productos crezcan sanos y sabrosos. La hidroponia y acuaponia (que consigue reducir el uso de agua en un 90%), el cultivo de setas en sótanos (aprovechando la humedad y frescor natural de eso sitios para cultivar) son algunos de los avances que ha generado este nuevo modelo de agricultura.


2. Una alternativa al modelo de expansión agrario


Se estima que el 90% de los terrenos agrícolas ya están cultivados. Una manera de aumentar la capacidad de producción es talar bosques. Muchos árboles sufren ese trágico destino, ellos que tanto ayudan a captar CO2 en la atmósfera. Sin embargo , en la ciudad, hay muchos espacios infrautilizados y que gracias a la innovación, pueden ser aprovechados para el cultivo.


3. Reducción de las emisiones de carbono


El modelo de producción y venta de proximidad hace que nuestros productos no tengan que viajar cientos o incluso miles de kilómetros para llegar hasta los puntos de venta. Por lo tanto, la agricultura urbana es una oportunidad perfecta para el consumidor que quiere reducir su huella de carbono.


4. Calidad del producto


La proximidad con el productor es tal que los alimentos suelen llegar más frescos y por lo tanto de mejor calidad, que sea nutricional o gustativa.


5. Conexión con el productor


Hoy en día hay una profunda desconexión entre el consumidor y el productor debido a que los alimentos que compramos pasan por un sistema complejo de abastecimiento e intermediarios. La proximidad hace posible que el cliente conozca personalmente a la persona que cultiva lo que vaya a comerse.


6. Una relación más justa


Gracias a esa conexión entre agricultor y productor, ambas partes pueden conocer mejor los problemas de cada unos y darse cuenta del esfuerzo que implica cultivar alimentos de calidad. Desgraciadamente, en el modelo actual, el que más sufre es el agricultor ya que trabaja por una industria que siempre está en búsqueda de la reducción de costes.


7. Activismo medioambiental indirecto


Cada vez más gente, a su manera y recursos, apoya causas medioambientales y incluso se involucra en ella. Pero no podemos luchar todas la batallas... Eso sí, todos los días tenemos que comer! Luego comprar un puerro, cebolla o seta a productor local es en cierto modo un episodio de activismo medioambiental.







0 vistas

Síguenos, comparte tu opinión, únete al movimiento:

  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram

1 Carrer Del Plom

08038, Barcelona, España

622 929 342    

hello@thebasement.farm